Raros fines de semana a tu lado

Llevamos todo el fin de semana juntos, comprando ropa, riendo, viendo películas en la televisión y hasta hemos dormido castamente juntos.

Te estoy conociendo como nunca te conocí cuando estábamos juntos, como deberíamos habernos conocido antes de comenzar nuestra relación. Más cómodo de lo que nunca he estado a tu lado y sin embargo, echando de menos poder besarte y ver tu cuerpo desnudo.

¿Amistad? no se si aún conozco esa palabra contigo. Mi cabeza me dice que me aleje de ti, que no puede ser una relación como la que tenemos ahora, sin poder saborearte cada vez que lo desee. Mi corazón esta completamente descolocado. Me gustas, te quiero, me quiero ir y me quiero quedar a la vez.

Tengo momentos en los que pienso que volveremos a ser pareja y mas momentos en que lo veo imposible. Cada día que pasa, cada día que hay más intimidad entre nosotros me pareces mas difícil de alcanzar.

No me quejo de estos momentos, porque son bonitos y porque estoy más tiempo feliz y acompañado que triste y solo. Ya no te echo de menos porque siempre estás, pero siempre tengo miedo al momento en que decidirás conocer a alguien que te de lo que quiera que sea que no encuentras en mi para que seamos uno, tu y yo.

Y ahí estas, durmiendo en mi cama, tranquila y guapa como nunca te he visto, mientras escribo estas líneas que nunca vas a leer, mientras yo no sé lo que va a pasar, ni lo que haremos tu y yo a partir de mañana.


Sevilla, Noviembre de 2017